Hurkoa avanza  hacia una atención más personalizada
09/10/2019

El Centro de Día Nuestra Señora de las Mercedes está avanzando de manera progresiva en la implantación del modelo de Atención Integral Centrada en la persona (AICP). Para ello, las y los profesionales de Hurkoa se están formando y, al mismo tiempo, sensibilizando a las personas usuarias, a sus familias, al voluntariado… El éxito de este modelo de atención exige la implicación de todos para llevar a cabo los cambios necesarios.

El Centro de Día de Hurkoa está implementando diversas mejoras, tanto nivel de espacios como de organización. En el aspecto ambiental, se están cambiando algunas estancias para que sean más acogedoras, estimulantes, confortables, personalizadas, donde la decoración se asemeja más a una sala de estar de casa, un comedor con office más cálido, suelos de madera, un piano… y todo ello decorado con fotos de las personas usuarias y de sus trabajos. A nivel organizativo, según explica la directora del centro, Nieves Saiz, “estamos cambiando nuestros procedimientos, se insiste en la flexibilidad en la atención y los horarios (visitas, comida), en la intimidad, autonomía, confidencialidad, gustos, necesidades, dar a elegir, fijarnos en las capacidades y preferencias de cada una de las persona usuarias; el personal está asignado por plantas, no rota, así tiene un mayor contacto y empatía con la persona usuaria”.

Desde el primer momento, asegura la responsable del centro, “queremos que las personas usuarias y sus familias se sientan ‘como de casa’.

Tras la llegada de una persona al centro se elabora su Plan de Atención Individualizado (PAI), en base a sus gustos, sus creencias, su música preferida, las actividades valoradas según sus capacidades, sus hábitos de higiene, de alimentación y sus cuidados básicos y de enfermería, así como los riesgos detectados y sus pautas. El  PAI es flexible y está consensuado con la propia persona usuaria, cuando es posible, y con su familia. “La familia siempre está presente en la toma de decisiones y se trabaja paralelamente con ella, acompañándole en el cuidado de su familiar” reconoce Nieves Saiz. 

Ventajas

La implantación del modelo AICP está contribuyendo a crear un ambiente agradable, cálido y de confianza, donde la persona usuaria se sienta escuchada, valorada, donde pueda expresarse, estar a gusto, y que se respete su estilo de vida. “Nuestro objetivo -afirma Nieves Saiz- es que se sientan motivados e ilusionados, que vengan contentos con ganas de participar y cuando se vayan a sus casas se vayan más contentos todavía, con muchas cosas que contar y motivados para volver al día siguiente”. 

En ese sentido, explica, “observamos que cuando la  persona usuaria está más contenta y se siente bien, participa con más motivación en su propio cuidado- y no solo en las actividades que le gustan-, sino también en aquellas donde se potencia su autonomía física, emocional, cognitiva, de relaciones, de imagen… confía en los profesionales del centro. Se cuida  más, se quiere más y tiene mejor autoestima”. Hasta el momento, el trabajo desarrollado se ha dirigido sobre todo a las personas más autónomas y con problemas cognitivos leves. El próximo reto es acercarse más a las personas usuarias con mayor dependencia y  altos niveles de trastornos cognitivos. “Esto, asegura Nieves Saiz, va implicar más cercanía, más comunicación e implicación con sus familias”.