José Félix Martí Massó
Viernes, Septiembre 8, 2017
José Félix Martí Massó

José Félix Martí Massó, es uno de los neurólogos más prestigiosos en el ámbito internacional. Es jefe del servicio de Neurología del Hospital Universitario Donostia y catedrático de Neurología de la UPV-EHU, y miembro de Jakiunde, la Academia Vasca de las Ciencias, las Artes y las Letras. A lo largo de su carrera ha desarrollado una dilatada labor investigadora para ayudar a entender mejor el funcionamiento del sistema nervioso y las enfermedades neurodegenerativas. Junto a ello, su labor formativa en numerosas generaciones de neurólogos, y su compromiso con los pacientes y los familiares de las personas afectadas por las enfermedades degenerativas del cerebro, han enmarcado la actividad del doctor Martí Massó.

¿Cuándo empieza la vejez?
Es una pregunta difícil porque es muy subjetivo y muy variable de unas personas a otras. Hay, por un lado un criterio objetivo que nos hemos impuesto por consenso, establecido en torno a los 65 años, y que yo creo que es bastante erróneo; y hay otro criterio que sitúa el envejecimiento de las personas cuando comienza una cierta decadencia en algunas actividades físicas. Cada vez hay más personas con ciertos síntomas de envejecimiento, como calvicie, arrugas, cataratas, manchas en la piel, etc. pero que están bien desde el punto de vista mental y de actividad física. Creo que la sensación de envejecimiento fundamental se da en el envejecimiento del cerebro, cuando una persona empieza a perder capacidades cognitivas o motoras. La torpeza motora es uno de los signos que más identificamos con el envejecimiento.
 
¿Cuáles son las primeras señales de alerta de que algo empieza a no ir bien?
Hoy sabemos que la enfermedad del Parkinson o el Alzheimer empiezan veinte años antes de que aparezcan los primeros síntomas. Para cuando se manifiestan los primeros signos de torpeza motora o deterioro cognitivo, el cerebro ya lleva veinte años degradándose. En la enfermedad de Alzheimer, a lo largo de esos veinte años, se nota que se ha perdido algo de memoria o que determinadas habilidades cognitivas han descendido. En el Parkinson, suele ocurrir que la persona se despierta gritando, o ha perdido olfato, o tiene el ánimo más bajo… Pero es muy difícil poder detectarlo, ya que son síntomas muy variables de unas personas a otras. Pero yo diría, en general, que cuando una persona empieza a perder memoria, a perder fluidez verbal, o cuando empieza a tener ciertas disminuciones de la actividad motora, le cuesta levantarse del suelo… empezar a manifestar, sin duda, signos incipientes de envejecimiento.
 
¿Se puede hacer algo por intentar frenar o retrasar estos signos del envejecimiento?
Tratamientos anti envejecimiento no existen. Tenemos una especie de ilusión de pensar que esas soluciones llegarán en el futuro, aunque la verdad es que las personas que se cuidan de alguna forma, envejecen de manera más saludable que las personas que no se cuidan. Y eso es una realidad. La prevención de las enfermedades de la vejez no empieza en la vejez, sino en la juventud.
 
¿Cuáles son sus principales consejos para tener un envejecimiento saludable?
Cuidarse tiene que ver con el control de los factores de riesgo vascular: no estar obeso, no fumar, no tomar sustancias tóxicas, no ser sedentario, no tener tensión arterial alta, no tener colesterol, seguir una dieta equilibrada y saludable, mantener la actividad física, tener una actividad social importante, estar con más gente, procurar mantener el ánimo alto… aunque esto último no es algo que una persona maneje fácilmente cuando y como quiere. En cualquier caso, cuidar estos factores ayuda a tener un envejecimiento mejor y más saludable.
 
Menciona usted la importancia de la actividad social. ¿Cómo afecta la soledad a la salud cognitiva de las personas?
Yo creo que es un factor importante y que afecta negativamente a las personas a medida que van envejeciendo… Es cierto que cada vez tenemos más nonagenarios en nuestra sociedad, pero a partir de los 80 años, muchas personas ven cómo se van muriendo sus amigos, su estado motor también les aísla hasta cierto punto… y gente que ha tenido una actividad social importante, de repente, pasa a una situación de soledad literal; muchos días no salen de casa… yo creo que esto es algo muy negativo les influye en el ánimo, en su estado cognitivo, y también en su estado motor porque salen menos y se mueven menos. La soledad es un factor importantísimo en el mantenimiento del ánimo porque cuando la gente se deprime, aumenta el riesgo de que sus cambios cerebrales se manifiesten; es un factor agravante de la situación cognitiva. La soledad es un problema importante.
Hay un aspecto en el que también me gusta insistir, y que es importante para el envejecimiento adecuado. Es la resiliencia: la gente que es capaz de afrontar de mejor manera las adversidades tiene un mejor envejecimiento.
 
¿Qué aconseja a las familias de las personas que empiezan a tener síntomas de deterioro cognitivo?
Lo primero, si alguien nota que a un familiar o a alguien cercano se le olvidan mucho las cosas, por ejemplo, hay que aconsejarle que vaya al médico para que pueda hacerle una evaluación neurológica. Aunque no son frecuentes, hay casos de deterioro cognitivo que pueden ser reversibles. En el caso de Alzheimer, también hay un tratamiento. Y aunque su eficacia es modesta, es bueno que se pueda prescribir y beneficiar a algunos pacientes. Es bueno también estimularles desde el punto de vista de actividad física y cognitiva: que lean, que escriban, hacer ejercicios de cálculo, de evocación, nombres de animales, de plantas, capitales… todas estas actividades, sin duda, son beneficiosas, al igual que mantenerles lo más integrados posibles en una actividad social y familiar normal.
 
¿La ciencia llegará a curar el Alzheimer, el Parkinson y otras enfermedades neurodegenrativas?
Cuando esta pregunta se hace a un auditorio de científicos, unos creen que sí y otros creen que no. El cerebro humano no es demasiado bueno en predecir que va a ocurrir en el futuro. Mi impresión, si tuviera que decir qué va pasar, diría que algunos pacientes y algunos casos con enfermedad de Parkinson se van a prevenir y otros no. Entender en este momento que vamos a tener medidas neruoprotectoras para todas las personas que sufren estas enfermedades, a mi me cuesta mucho… Yo creo que no.