Hurkoa apuesta por una atención preventiva a personas en situación de fragilidad y/o riesgo.

Objetivo: Proporcionar a las personas en situación de fragilidad, un seguimiento y apoyo personal, defendiendo sus derechos e intereses y teniendo en cuenta sus valores y deseos.

El perfil de estas personas puede definirse como: Personas mayores, solas, sin apoyo familiar, con problemas de salud y/o dependencia con ciertas limitaciones para organizar y gestionar sus necesidades y recurso.

Servicios que ofrece:

  • Asesoramiento y orientación en el proceso de elaboración de documentos preventivos, en los que puedan expresar sus deseos, valores y decisiones, en relación con la organización de su atención médica, cuidados personales, administración de bienes, etc. Hurkoa se ofrece como posible representante en caso de necesidad.
  • Acompañamiento en gestiones complejas, toma de decisiones, ingresos hospitalarios, consultas médicas.
  • Apoyo en gestión de recursos y organización de sus cuidados personales.
  • Seguimiento y apoyo personalizado.

Los estudios actuales sobre el síndrome de fragilidad, lo plantean como un proceso de envejecimiento natural que sitúa a la persona en una situación de vulnerabilidad y en riesgo de desarrollar un grave deterioro funcional y la consiguiente dependencia. En definitiva, aumenta la vulnerabilidad ante enfermedades agudas, caídas, discapacidad, condicionantes sociales y asistenciales.

Por ello, es fundamental su diagnóstico e intervención temprana, convirtiéndose, de este modo, en uno de los ejes principales dentro de la atención a las personas mayores.

Hurkoa ha desarrollado un profundo estudio sobre la fragilidad, identificado como uno de los grandes desafíos en el marco de las políticas de bienestar social.

Proporcionar, a las personas en situación de fragilidad, seguimiento y apoyo personal, defendiendo sus derechos e intereses y teniendo en cuenta sus valores y deseos.

El perfil de las personas en situación de fragilidad es el de una persona mayor, que vive sola, sin apoyo familiar, con problemas de salud o dependencia, y con ciertas limitaciones para organizar y gestionar sus necesidades y recursos.

Nuestra labor de apoyo a las personas en situación de fragilidad se concreta en los siguientes aspectos:

  • Asesoramiento y orientación en el proceso de elaboración de documentos preventivos, en los que puedan expresar sus deseos, valores y decisiones, en relación con la organización de su atención médica, cuidados personales, administración de bienes, etc. Hurkoa se ofrece como posible representante en caso de necesidad.
  • Acompañamiento en gestiones complejas, toma de decisiones, ingresos hospitalarios, consultas médicas.
  • Apoyo en gestión de recursos y organización de sus cuidados personales.
  • Seguimiento y apoyo personalizado.

 

Programa piloto en Irún

Hurkoa está desarrollando en Irún un proyecto pionero para atender a personas mayores en situación de fragilidad. El objetivo que persigue este proyecto es identificar a personas frágiles a las que no llegan los recursos y servicios sociales con el objetivo de contribuir a su bienestar y prevenir situaciones de deterioro.

Las conclusiones de esta experiencia piloto se conocerán a finales del año 2017 y se incorporarán al Plan Integral de Atención a la Fragilidad que busca detectar las situaciones de desprotección lo más tempranamente posible para poder prevenir y evitar abusos o trato inadecuado hacia aquellas personas que carecen de un entorno familiar y social capaz de defender sus derechos y sus intereses. 

El programa piloto se dirige a personas mayores de 68 años, que viven en su domicilio, sin apoyo familiar efectivo, y en una situación de fragilidad que requieran de una intervención para favorecer su bienestar, promover su autonomía personal, atender sus necesidades y prevenir situaciones de riesgo, desprotección, maltrato y exclusión.